<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

01/05/06 Túnez (crónica)

El primer día llegamos a Túnez sobre la medianoche. Hasta bien entrada la madrugada no llegamos a nuestro hotel en Skanes desde donde empezaríamos el tour por el sur del país. A la mañana siguiente lo primero que vimos fue el coliseo romano de El Jem. Una pasada. Después fuimos camino del desierto. Antes pasamos por unas casas trogloditas bastante curiosas donde la pobreza es máxima. Es increíble como hay gente que aun puede vivir así en este siglo. El lugar se llamaba Matmata. Después al desierto del Sahara. Me gustó sentirme rodeado de dunas y esa sensación de soledad. Hasta allí llegamos en un viaje a camello bastante curioso. Esa noche pernoctamos en Douz.

El segundo día fuimos a ver el lago de Choot El Jerid. Se trata de un lago seco lleno de formaciones salinas. Después por la tarde fuimos en 4x4 hasta Tamerza que es un poblado berbere que estaba en un oasis en la frontera con Argelia. Fue curioso. Por la noche fuimos a cenar a una haima donde nos hicieron un espectáculo berbere con caballos y danza del vientre incluida. Espectacular. Dormimos en Nefta.

El tercer día lo primero que hicimos fue visitar en gran palmeral de la ciudad que cuenta con casi tres millones de palmeras. Después debíamos cruzar todo el país en dirección nordeste ya que debíamos llegar a nuestro hotel Riu El Kebir en la zona turística de Hammamet. Entre medias visitamos la mezquita más grande de Túnez situada en la ciudad santa de Kairouan. Cuando llegamos al hotel ya todo cambio y nos dedicamos a estar tumbados en la playita, jugar al volley y beber daiquiris, básicamente el comportamiento de turista tipo.

Del resto de días cabe destacar la visita al zoco de Hammamet. Lo llaman zoco pero básicamente se trata de un mercadillo como el que hay en cualquier ciudad española. Allí compramos todos los regalos para respectivas familias, novi@s y amig@s y nos dedicamos a regatear cosa mala. También un día fuimos a fumar un poco de una cachimba a un café árabe típico. Me gusto.

En definitiva, ha sido un país que me ha encantado y al que si puedo intentare volver. Me quedé con ganas de conocer Cartago y Túnez capital. Existe mucho contraste entre el norte y el sur donde hay mucha más pobreza. Incluso los paisajes son diferentes, en el norte mucho verde con mucho cultivo de cereal, vid y olivo y en el sur carreteras rodeadas de dunas. En cuanto a la cultura pues me ha sorprendido gratamente y a pesar de lo que otros puedan pensar se trata de un país completamente occidentalizado.

En definitiva, espero que si alguien tenía dudas respecto a su visita creo que con este texto hayan quedado suficientemente disipadas y os animéis a visitarlo porque merece la pena.
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »

» Publicar un comentario