<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

Actualizando

18 octubre 2009
Llevaba mucho tiempo sin pasar por aquí. Lo siento. Mi vida en casa ha cambiado radicalmente, para bien, y lo que menos tiempo tengo es de escribir aquí, aunque eso no significa que no tenga cosas que contar.

El Ebrovisión estuvo genial. Sinceramente, creo que Sidonie iba a ser mucho más fuerte en directo pero fue justamente al revés, Vetusta Morla fue quien más me sorprendió con un directo rompedor, de los que enganchan rápidamente con el público y con un final sencillamente espectacular. Al final, la buena música, suplió la falta de compañía.

Después, aprovechando las fiestas de esta ciudad, he conocido a dos chicas. La primera es S. Se trata de una chica que trabaja aquí pero que es de fuera como yo, y además de una ciudad al ladito de la mía. Es guapa, maja y simpática (como todas pensaréis) pero algo sosilla y demasiado seria, al menos para mí forma de ser. Me recuerda algo a M. Hemos quedado un par de días y la sensación, de ambos creo, es que no tenemos mucho en común. La segunda de ellas es P. Es una chica que tampoco es de aquí, ni siquiera de al lado de mi ciudad sino de siete mil kilómetros más al oeste. Una vez más es guapa, muy simpática y siempre con una sonrisa en la boca. Con P ya he cerrado los bares un par de noches de sábado pero (siempre hay un pero...) está demasiado metida en su mundo y con su gente y yo ahí no tengo cabida.

Resumiendo, siempre lo mismo. Chicas y más chicas que se convierten en iniciales pérdidas entre las letras de este blog. Últimamente estoy mucho más preocupado por este tema, ya son cuatro años sólo y a veces se echa de menos compartir momentos especiales, momentos que no estén acompañados de sentimientos de cartón-piedra sino algo verdadero.

Por lo menos, dentro de cinco días me vuelvo a ir de viaje al otro lado del charco. Voy con M, otra vez. Nos estamos convirtiendo en compañeros de viaje por necesidad. En fin, era eso o desperdiciar las vacaciones tumbado en el sofá y claro, ir al Caribe, aunque sea con ella, es un plan más atractivo.

Etiquetas: , , ,