<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

14/04/06 Día raro el de ayer

Me tocó trabajar con amarillo. No hubo más remedio. Tanto ella como yo sabíamos que la situación no sería nada cómoda y como vimos no lo fue.

No me atreví a mirarla a la cara en toda la noche, suponía que así sería más fácil. Estaba bellísima, tan guapa como siempre. A mitad de la noche me dijo que si al acabar nos podíamos tomar una copa, la dije que no, es lo mejor, ella lo sabe pero su corazón no. Sin embargo, al acabar la noche, en un papel antes de irse me escribió lo siguiente: "fue muy triste trabajar contigo, me acordé de los buenos tiempos, quedó pendiente la copa, tal vez nunca la tomemos, porque tú no quisiste."

No pude aguantar las lágrimas.
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »

» Publicar un comentario