<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

Veintitrés noches

31 diciembre 2007
Este año he dormido con M (ocho noches, una en un aeropuerto), con D (siete), con A (tres), con N (dos), con L (una), con otra M (una) y con R (una). Veintitrés noches de mi vida y ni una sola me marcó el corazón; por contra, la mayoría de ellas, sí dejaron su huella en mi cuerpo.

Etiquetas: , , , ,

La cosa cambia con M

30 diciembre 2007
Después de unos meses en los que no nos hicimos demasiado caso parece que hemos vuelto a llevarnos bien. Me dolió que me mintiera pero en el trabajo no puedo evitarla y es inevitable que nos veamos una y otra vez e incluso coincidamos tomándonos una cerveza un jueves por la noche. De esta manera hemos ido limando asperezas e incluso el día 31 nos comeremos las uvas juntos, quién lo diría. Por lo menos ahora las cosas están claras y ya no me voy a dejar embaucar en su zalamería.

Etiquetas: , ,

Felicitaciones navideñas

26 diciembre 2007
Además de las felicitaciones esperadas y de las muy esperadas es increible la de gente absolutamente inesperada que puede llegar a enviarte un mensaje. Dentro de estos grupos hay unos que se lo curran más que otros pero la intención es lo que cuenta.

A vosotros y a todos ellos Feliz Navidad.

Etiquetas: , ,

Para mí no es nochebuena

25 diciembre 2007
Para mí es un día más. Un día en el que vuelvo tarde de trabajar, en el que me tengo que acostar temprano y en el que me toca trabajar al día siguiente y todo esto lejos de mi familia. Por supuesto, nada que ver con la nochebuena del año pasado, la de hace dos o la de hace tres... y todas por razones muy distintas. En fin, me voy a la cama que durmiendo no pienso.

Etiquetas: , , ,

El pasado lunes

19 diciembre 2007
Me lo pasé realmente bien. El día para mí comenzó a la hora que otros se sientan a la mesa a comer. Después de muchas madrugadas tenía por fin tiempo para dormir. Comí o desayuné (ya no sé) y me quedé un rato tranquilo tumbado en el sofá viendo la televisión. Justo a media tarde, antes de que se fuera el sol, me puse mi ropa de deporte y me fui a correr. A pesar del frío siempre corro en pantalones y manga corta. Soy de la opinión de que el frío, éste frío y no otro, solo se siente el principio, después, cuando entras en calor, ya te sobra ropa. Una vez pasados los cuarenta minutos de esfuerzo llegué a casa, duchita y al rato a tomar unas cañitas por ahí. Un amigo mío acababa de recibir su título universitario y había que celebrarlo. Después de las cañitas había que cenar un poquito así que unos pinchitos por la zona de tapeo de por aquí. Todo muy rico. Ya cerca de las once de la noche y como aún quedaba bote fuimos a tomar una copa mientras caían los primeros copos de nieve del invierno. Yo no madrugaba al día siguiente y no tenía prisa así que nos fuimos a casa pasada la medianoche mientras un manto blanco cubría la ciudad. Fue un bonito día.

Cuando me llevaban en coche para casa pensé esto lo tengo que contar en el blog.

Etiquetas: ,

Mi buena acción navideña

18 diciembre 2007
El pasado jueves cuando venía de mi ciudad a mi nueva ciudad y mientras me perdía entre las páginas de Paulo Coelho, encontré un móvil extraviado entre los asientos del tren. Lo cogí y esperé a que alguien llamara pero nadie lo hizo. Como comprobé que se estaba acabando la batería y nadie lo hacia sonar busqué en su agenda algún contacto significativo a quien poder avisar. Así, mandé un sms a papá informándole de que el móvil estaba en mi poder y diciéndole que me diera rápidamente una dirección válida de correo postal para poder remitírselo. Así fue. Al día siguiente me fui a correos y lo mandé contra reembolso a su respectivo dueño.

Creo que es una gran putada perder hoy en día el móvil y mi primer pensamiento fue devolverlo o al menos intentarlo. De todas formas confieso que no pude resistir la tentación de leer sus mensajes guardados. Por lo que leí pertenecía a un chico que acababa de cumplir la mayoría de edad. Imagino que cuando lo haya recibido de vuelta se habrá llevado una buena alegría.

Etiquetas: , ,

Autorretrato

16 diciembre 2007
Miraba a aquella hermosa mujer, discretamente vestida de negro, alguien a quien había conocido por casualidad, aunque ya la hubiese visto antes en una discoteca y se hubiese fijado en que no encajaba en aquel lugar. Ella pedía que la desease, y él la deseaba mucho, mucho más de lo que podía imaginar, pero no eran sus senos, ni su cuerpo; era su compañía. Quería abrazarla, quedarse en silencio mirando el fuego, bebiendo vino, fumando un cigarrillo después de otro, eso era suficiente. La vida estaba hecha de cosas simples, estaba cansado de todos esos años buscando algo que no sabía qué era.

Fragmento de Once minutos de Paulo Coelho.

Etiquetas: ,

Dos años aquí

10 diciembre 2007
El pasado sábado este blog cumplió dos años. A decir verdad no fue realmente esta bitácora quien los cumplió sino su autor y me explico. Antes de principito desencantado hubo otro blog el cual tuve que abandonar porque demasiada gente conocía de su existencia. Necesitaba tener libertad a la hora de escribir y no hacer determinadas entradas dedicadas a esas personas que me leían diariamente. Sin embargo, con el cambio, pensé que disfrutaría de esa utópica libertad pero ni aún así lo he conseguido. Sé que la persona que hizo llegar el desencanto a este principito me lee e incluso de vez en cuando se ha permitido el lujo de comentar (supongo que siempre es más fácil escribir detrás de un teclado que un simple saludo en persona). En resumen, no sé cómo me encontró pero lo hizo...

Y llegados a este punto os preguntaréis, por qué la hago a ella protagonista de esta entrada si no debería serlo? Pues bien, sí lo es, al menos en cierta medida. El 8 de diciembre de 2005 fue uno de los días más tristes de mi vida. Ella me dejó definitivamente, dijo se acabó y mi corazón y todo aquello por lo que había luchado (y mucho creedme) se rompió con tan solo esas dos palabras. Aquella tarde la pasé tumbado en la cama de mi habitación recordando todo lo que habíamos pasado juntos, aquellos momentos compartidos, nuestras bobadas, nuestros abrazos, la primera vez que hicimos el amor... Solo podía llorar y... escribir. Así es, decidí escribir y hasta hoy.

Echando la vista atrás pienso que aquellos primeros tres meses de blogger más que de desahogo sirvieron para machacarme mucho más. Me castigaba una y otra vez con miles de recuerdos que iba plasmando en el ciberespacio. Muchas de esas veces, mientras escribía, aguantaba mis lágrimas a duras penas, otras, rompía a llorar como si de un niño se tratara. Fue muy duro. Después de eso, sabiendo que ella era fiel lectora y mientras contaba mi vida (triste, como no), empecé a soñar con la reconciliación y con darnos una segunda oportunidad. Por supuesto eso nunca llegó. Ya después de casi un año escribiendo, comencé a pensar la posibilidad de cambiar de cliente y por tanto de dirección y por fin, después de mucho buscar lo conseguí. El resto ya lo sabéis.

A día de hoy creo que mi blog ha perdido cierto interés. Antes, cuando estaba dolido, mi parte sentimental era la que plasmaba aquí día a día. Me salían entradas tristes pero escritas desde lo más hondo del corazón. Ahora, cuando la indiferencia ha llegado para quedarse (al menos de momento), me conformo con alguna batallita y unas cuantas iniciales desordenadas, poca cosa.

En fin, solo espero quitarme de encima este maldito desencanto... algún día.

Etiquetas: , , , ,

No tengo mucho tiempo

05 diciembre 2007
En menos de media hora sale mi tren a mi nueva ciudad. Podía haberme quedado aquí hasta el sábado pero no encuentro mi espacio en la que antes era mi casa. Creo que ya me he acostumbrado demasiado bien a la independencia de la que disfruto viviendo solo y con una única regla que no es otra que cumplir con mi trabajo. Lo siento por mi madre que es la que peor lo lleva pero así es.

Etiquetas: , , ,

Dos perfectos actores

03 diciembre 2007
Como si de una película se tratase, ahí estaban ellos dos años después. El escenario era perfecto: ciudad de interior, mañana fría de invierno, soledad, espera... Ella de pie, helada de frío. Él frotándose los ojos sin creer lo que veía. A medida que caminaba a su encuentro la busco con la mirada, ella lo evitó. Se cruzaron y no paso nada. Ni el personaje de Juan en Calle Mayor lo hubiera hecho mejor. Todo parecía una maldita broma. Solo faltaron la lluvia y los soportales. Quizás la próxima vez tengamos la escena completa.

Etiquetas: , , , ,

Mi noche con E

01 diciembre 2007
Todo fue bastante bien. Comencé preguntándola por el extraño sms que me envió el pasado domingo y no supo muy bien qué decir, es más, estaba avergonzada de ello. La comenté que no pasaba nada pero que para otra vez fuera más directa. Después cena, conversación, risas y película. No sabíamos muy bien qué ver así que al final dejamos que eligiera la de la taquilla y escogió comedia romántica. Nos pareció bien. Durante la película hubo mucha complicidad y al salir del cine camino de casa aún más. Al final la dejé en su portal y la despedí con dos besos en la mejilla. Vi su cara y creo que ella esperaba algo más pero creo que es mejor así, prefiero que las cosas vayan despacio.

Os seguiré contando.

Etiquetas: , ,