<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

Destino

20 abril 2009


Siempre me he negado a pensar que yo no sea el dueño de mi propio destino. De hecho pienso rotundamente que soy el único responsable de las consecuencias de mis actos... pero viendo esta maravillosa escena no puedo dejar de pensar que la suerte tiene algo que ver.

Recordé aquel maldito teléfono.

Etiquetas: , ,

Mr. Brightside

16 abril 2009

Jealousy...

Etiquetas: ,

Mi rubita preferida

14 abril 2009
Hace mucho que no hablaba de ella pero tengo que hacerlo. Os pongo en antecedentes. Es una de las tantas chicas que conocí en la época postamarillo. Se trata de una chica guapísima y absolutamente encantadora, otra más. Además se puede decir que de todas mis historias es con la que mejor me llevo y con la que aún mantengo un contacto casi diario. Aún así estuvimos separados un tiempo. Más bien fue ella la que se alejo de mí y por supuesto no la culpo. Pensó que podría olvidarme pero no fue así y optó por desaparecer de mi vida. Así casi pasó un año sin mantener contacto conmigo, un año en el que aprovechó para consolidar una relación. Después, cuando ya pensó que todo volvía a su cauce apareció de nuevo en mi vida aunque de una manera un tanto caótica, unas veces alegre, otras triste, otras vuelve a desaparecer...

Resulta que el día antes de irme a Cuba de vacaciones quedé un rato con ella. Es curioso que siendo mi cumpleaños fuera yo el que la llevara su regalo que tenía comprado desde el pasado verano pero que por unas cosas u otras no la pude dar con anterioridad. La encantó. Sabía que así sería. El rato que pasamos juntos fue corto, demasiado. Me contó miles de cosas, sobre ella, sobre su relación, sobre sus amigas y sobre su familia. La sensación que se me quedó fue de conformidad, no de felicidad, y me dolió mucho verla así. Ya por la noche me envió un mensaje bastante largo en el que me comparaba con su chico y en el que Principito salía ganando por goleada. Reconozco que cuando lo leí, un fuerte escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Esa noche tardé en dormirme.

La semana pasada volví a tener noticias suyas. Era de madrugada. Solo bastó un mensaje suyo, un poco de alcohol en mi cuerpo y mi dosis diaria de melancolía profunda y soledad eterna. La contesté y, dadas las circunstancias, la dije algo que me salió del corazón, que lamentablemente nos encontramos en el momento equivocado. Tardó en responder pero al final lo hizo y me contestó que siempre lo creyó así, o al menos quería creerlo, así era más feliz. Esa noche, como no podía ser de otra manera, también me costó conciliar el sueño.

Sé que esto ahora de poco sirve, sé que vivimos en ciudades diferentes, sé que tampoco debí decirla eso y sé que es prácticamente imposible que volvamos a coincidir... pero lo que también sé es que AHORA lo nuestro sí sería real. La quiero mucho.

Etiquetas:

Tengo ganas de llorar

09 abril 2009
Muchas vísperas de jueves santo comiendo espaguetis en casa de mis antiguos examigos...

Aquellos días en Zaragoza hace ahora cuatro años...

Los mensajes que acabo de cruzar con mi rubita preferida...

Etiquetas:

Contento

08 abril 2009
A pesar de mis tristezas a nivel sentimental, he de reconocer que mi vida a dado un giro a mejor. Y todo ello ha sido a raíz de mi cambio de piso. Ahora, se podría decir, que tengo vida en casa. Sé que puede sonar algo exagerado pero es así.

Antes, salía de trabajar y solo me quedaba una inmensa y solitaria habitación en la que excepto para comer e ir al baño hacía toda mi vida en casa. Tenía mi cama, mi sofá, el ordenador, la televisión, etc... En cambio, desde que me he ido a vivir con mis dos compañeras (y amigas) del trabajo llegar a casa es toda una alegría. De hecho hago cosas que todo el mundo puede considerar normales pero que antes no lo eran como comer juntos, ver la tele en el salón, ir de compras, etc... Estoy contento. A pesar de mi excepticismo inicial creo que el cambio ha sido a mejor.

Veremos si no acabamos tirándonos de los pelos.

Etiquetas: ,

Más suerte

06 abril 2009
Quizás tenga más suerte, y me regalen otra vida en la que pueda conocerte, con más detenimiento, y pueda susurrarte, mimando los detalles, buscando los sabores...

Quizás tenga más suerte...

Etiquetas: ,

Me duele verla

05 abril 2009
Lo de hoy ha sido como si un punzón me pinchara en lo más hondo del pecho. También he temblado. Es curioso, pero solo temblé con las chicas con las que tuve algo más que una noche perdida. Con ella compartí casi mes y medio. Poco pero parece que intenso. Por suerte o por desgracia no fue más tiempo. Hablo de T. Estaba guapísima, llevaba una blusa ceñida azul cielo y un pantalón vaquero corto, muy corto, con medias negras y zapatos de tacón a juego. Nuestras miradas se han cruzado. Una y mil veces. La he visto cómo me miraba y cómo me buscaba con los ojos. Después no se ha conformado solo con eso sino que ha buscado el encuentro. No hemos coincidido porque yo, como si no fuera conmigo, me he hecho el despistado hablando con una cualquiera. Aún así, al pasar, llegó a rozarme la espalda. No hice nada, seguí hablando con la otra chica con total normalidad. No sé si fue orgullo o gilipolled. Me hubiera gustado hablar con ella aunque solo hubiera sido medio minuto. Lo más probable es que siga con su exnovio que luego se convirtió en novio pero eso ya me daba igual. Si me hubiera girado, nuestros ojos se hubieran encontrado unos enfrente a otros, mirándonos, y diciéndonos todo a la vez que nos diríamos nada. Seguro. Lo sé. Se fue y pasó un rato. Ya al salir hemos vuelto a coincidir en el ropero. Miradas de reojo y medio metro de separación entre los dos pero ni un saludo. Es una mierda. Recogí la cazadora de forma apresurada y por poco no echo a correr. Vuelvo a casa deseando que suene mi móvil con un mensaje suyo. Pero el móvil no suena, ni siquiera por su culpa...

No me gusta mucho escribir estas entradas según vuelvo a casa. Digo muchas verdades y muy sinceras. No fue la chica de mi vida pero de todas las que vinieron después de amarillo sí fue una de las chicas en las que más creí. Me gustaba.

Si volviera...

Etiquetas: ,