<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

La chica del vestido blanco

La conocí un día por casualidad. Me fijé en su vestido y ella se fijo en mí. Nos gustamos, nos besamos y acabamos en su cama. Ya de día me fui. Solo me llevé su carmín en mis labios y el pelo alborotado. Excepto su casa y ese acento que le delataba no sabía nada más de ella. Al día siguiente la busqué pero no encontré ni rastro de ella. No podía irme de esa manera. Hice una locura. Escribí mi número en un papel y me planté en su casa. Una vecina me abrió y le metí mi número en el buzón. Sabía que me exponía demasiado. Quizá tuviera novio, quizá no quiso nada más de mí o quizá se lamentara igual que yo de no tener mi móvil.

El tiempo pasó y mi teléfono seguía sin sonar. Dos semanas después volví a salir por los mismos sitios donde unos pocos días atrás nos comimos la boca. No esperaba encontrarla pero el sábado a última hora la vi. Eran ya las cuatro de la mañana y me dirigía al baño cuando me topé de frente con ella. Primero se sorprendió pero a los dos minutos estábamos besándonos como locos. Y no solo besos, también hubo palabras, abrazos, caricias y algo de ternura. Fue especial. Dijo que vendría a dormir conmigo pero poco a poco el miedo se apoderó de ella. Tanto que, después de media noche juntos, se fue. Así, sin más. De nuevo, sin mi número.

Volvió a pasar el tiempo y ni rastro de la chica del vestido blanco. Pasados quince días y una vez perdida la esperanza, de repente, un número desconocido hizo sonar mi móvil. ¡Era ella! No os podéis imaginar la sonrisa que se resbaló por mi cara. Hablamos de todo y de nada, se disculpó y entablamos el camino a lo que puede ser una buena amistad, amistad "sin presión" como le gusta decir a ella...

Etiquetas: ,

| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »

Blogger principito

Alguien sabe por qué en algunos de vuestros blogs google no me deja comentar?    



Blogger Vane

Principito!! Me ha encantado leer este post!!! Bieeeen!!! Y eso, despacito y poco a poco, que es como mejor salen las cosas!
Besines    



Blogger loredana

jor ni idea ...
oye me encanta esta historia ... eso si q es ser directo eh??' Bss    



Blogger Blanco

qué historia más bonita...de lo que no te puedes quejar es de que te suceden cosas bonitas y originales...yo en cambio, últimamente tengo la vida toda del mismo color...a mi me gusta el rojo pasión, pero como los toros, hay gente que la ve en blanco y negro...    



Blogger Alfred J. Cuack

Que hay de bonito? Es la típica atracción fatal, sin base duradera de por medio. Lo bonito no era conocerse, gustarse y luego follar? En finnnnnnnnn    



Blogger Lady

El no saber si volveremos a ver a alguien hace que le deseemos aún más...    



Blogger Vane

Principito, qué tal sigue la historia con la chica del vestido blanco?
besines    



Blogger Maki

A veces la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida (como dice la cancion) y son esas mismas las k te sacan una enorme sonrisa. Ahora toca disfrutar cada momento :)    



» Publicar un comentario