<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

26/01/06 La última vez que me amó

Esa última vez fue el pasado jueves. Ella ya había quedado conmigo el pasado miércoles. Después por la tarde la dije que si venia al cine y no se atrevió. Aun así paso por allí y quiso verme, lo sé, después ella me dijo que estuvo a punto de esperarme a la salida pero al final no pudo. Quedamos al día siguiente. Yo creía que ella quería probar si podíamos volver a estar juntos. Al ir hacia casa me dijo que el sábado le dijo a él que sí, que saldría con él y me eché a llorar. Tuvimos abrazos, lágrimas y ella quiso besarme, a pesar de tener novio quiso besarme. Me quería. La dije que no podía ser, que a su novio no le gustaría. La metí mis guantes que antes eran suyos en sus bolsillos. Ella me los devolvió. Al día siguiente yo me iba de excursión. Me dijo que me los llevara para pensar en ella. Me dijo que qué podía hacer. La contesté que dejará a su novio y que volviese conmigo que sería para siempre. Ella me contestó que sí, que lo haría.

Me fui de excursión y no tuve cobertura en dos días. Cuando vine hablamos y me dijo que tenía que pensar. Que a "su amigo" no le cogía el teléfono ni nada porque solo quería pensar. Algo había cambiado. El pasado jueves me dijo que el sábado iría a buscarme después de trabajar, que esperaría a que me duchara y que saldríamos juntos pero ya se lo había pensado mejor y ya no quería. Es más, ese día salió con sus amigas pero estuvo con él. No se atrevió. Al día siguiente me dijo que ya era definitivo, que no quería volver conmigo, que conmigo conocía todo lo bueno y lo malo y que con él tan solo lo bueno.

Ya no la vi hasta el lunes. Fui a su casa pero esta vez no me metí en su cama, ni siquiera me senté en su regazo. Me invito a desayunar y mis lágrimas empezaron a caer por mis mejillas. La dije que volviera que la quería, ella me dijo que también me queria a mí pero en sus ojos había mucho miedo. No fue un te quiero sincero como el del jueves. Tenía un viernes por mañana preparado solo para ella con dos entradas para el teatro y una cena romántica pero ella ya no quiso, iba a salir con el otro chico. Perdí la partida.

Amarillo, sé que el jueves me quisiste, lo sentiste así, lo vi en tus ojos. No olvidaré nunca esa mirada. ¿Puede cambiar un sentimiento en tan poco tiempo? Eso solo lo sabes tú mi niña.
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »

» Publicar un comentario