<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

Mal viaje

No solo mal viaje, mal mi vida en general. En mi cabeza sigue la duda y eso no me deja vivir. Qué hacer? No lo sé. La razón y el corazón siguen discutiendo y mientras tanto pasan los días, los momentos, las ganas... No soy feliz, ahora no.
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »

Blogger Yo

Cuanta desazón destilan tus letras...Y cuanta tristeza desprendes principito,cuanta...

Deseo que la felicidad llame pronto a tu puerta, para que cuando la abras, la dejes entrar para mucho mucho tiempo...

Un abrazo...    



Blogger Jessika

Veo que pasan los años pero sigues sufriendo igual... te mando un gran beso hace mucho que no nos vemos.    



Blogger Alfred J. Cuack

....y cuanto de despiertas...ya es demasiado tarde, te das cuenta que has pasado toda tu vida sintiéndote una victima, un desafortunado y un desgraciado, esperando que la felicidad tocara a tu puerta y mientras tanto, te has perdido todo el viaje con los ojos empañados perdiendo todas las oportunidades que la vida te ofrecía.    



Blogger Llir entre cards

Este comentario ha sido eliminado por el autor.    



Blogger Llir entre cards

Y finalmente ganaron tus miedos...

Fui bastante idiota por creer que serías valiente con tus sentimientos, me equivoqué.
Tal vez algún día seas consciente de lo que perdiste (nustro amor, aunque suene cursi). Mi desgracia es haber estado viviendo continuamente la sensación de vacío que me dejabas cada vez que te ibas. No me arrepentiré nunca de haberlo intentado, porque yo me arriesgué, aún sabiendo que mi vida podía cambiar de rumbo.
Ahora intento creerme que no eras para mí, que una persona que no lucha por ti no merece la pena. Pero tu sabes que has sido muy importante para mí. Ahora mismo estoy muy triste, espero que día a día vaya menguando el dolor. Ahora solo atisbo pena y cero esperanza en el amor, no creo para nada en él. Sabes que el problema no es la distancia, las distancias son salvables en el tiempo. El desencanto durará mientras no luches por tus sentimientos.
Te dije muchas veces que si te guias por la "razón" es con el objetivo de ser feliz, que si no no tiene sentido... y de momento no lo has conseguido. El amor es un camino lleno de piedras y baches, no es un camino llano y fácil, tal vez por eso, sea ese el motivo de que sea tan gratificante.
Es muy triste todo, da mucha pena... Sabes que conectar dos personas a ese nivel es muy difícil, pero yo ya estoy cansada. Ya no puedo más. Estoy exhausta, fatigada incluso físicamente. Espero que algún día desaparezcas de mis sentimientos, que no me duela tanto esto...

«Y la flor dijo en medio de un bostezo:
- ¡Ah!, acabo de despertarme...Perdóname...Todavía estoy toda despeinada...
El Principito, entonces, no pudo contener su admiración:
- ¡Qué hermosa eres!
- ¿Verdad? - respondió suavemente la flor-. Y he nacido al mismo tiempo que el sol...
"No debí haberla escuchado - me confió un día El Principito -; nunca hay que escuchar a las flores. Hay que mirarlas y aspirar su aroma. La mía perfumaba mi planeta..."

Y me confió aún:

"No supe comprender nada entonces. Debí haberla juzgado por sus actos y no por sus palabras. Me perfumaba y me iluminaba. Debí haber adivinado su ternura. ¡Las flores son tan contradictorias! Pero yo era demasiado joven para saber amarla."

Y cuando regó por última vez la flor, y se dispuso a ponerla al abrigo de su globo, descubrió que tenía deseos de llorar.

- Adiós- dijo a la flor. Pero la flor no contestó.

- Adiós- repitió. La flor tosió. Pero no por el resfrío.

-He sido tonta -le dijo por fin-. Te pido perdón. Procura ser feliz.

Quedó sorprendido por la ausencia de reproches. Permaneció allí, desconcertado.

- Pero, sí, te quiero -le dijo la flor-. No has sabido nada, por mi culpa. No tiene importancia. Pero has sido tan tonto como yo. Procura ser feliz...

- Es preciso que soporte dos o tres orugas si quiero conocer a las mariposas. ¡Parece que es tan hermoso! Si no, ¿quien habrá de visitarme? Tú estarás lejos.

Después agregó:

- No te detengas más, es molesto. Has decidido partir. Vete.

Pues no quería que la viese llorar. Era una flor tan orgullosa...».    



» Publicar un comentario