<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

31/05/06 Odio al amor

Estaba estudiando y de repente lo he pensado. ¿Por qué me viene ella a la cabeza? El año pasado no me pasaba pero porque la tenía estudiando a 15 cm de mí. Ahora las cosas son muy diferentes. Creo que la respuesta es sencilla. Aprendí a vivir así cuando estuve en Portugal, seguí viviendo así cuando volví y ahora no sé vivir de otra manera (aunque lo intento). Cuando me fui yo estaba allí pero mi cabeza estaba aquí. No pasé una buena erasmus pero porque mi cabeza estaba en otro sitio, mi obsesión era ella y no contaba los días que me quedaban para volver a España sino los días que me quedaban para verla.

Cuando volví la cosa no cambió demasiado. Ahora nos veíamos todos los días pero aunque no estuviéramos juntos a todas horas, ella siempre era mi primer y último pensamiento del día. Ahora también lo es, no siempre por suerte, pero la mayoría de las veces. Durante el día muchas veces pienso qué estará haciendo en ese preciso instante. No lo sé pero me lo puedo imaginar, creo que sus rutinas no hayan cambiado demasiado. Recuerdo cuando volvía de Túnez y pensé en ella, en lo bien que lo hubiéramos pasado allí juntos y en qué estaría haciendo en ese mismo instante. Probablemente estaría poniendo platos en el/nuestro restaurante. También pienso en ella algunas madrugadas sabiendo que en ese momento estará con él, que ese cuerpo que fue mío ahora lo disfruta otra persona y me duele, me duele como me dolió aquel día, uno de los más tristes de mi vida. A veces me pregunto si alguna vez, a su lado o solo, podré olvidar aquel maldito momento.

No sé para que escribo este post ni este puto blog. Muchas veces acabo llorando como un gilipollas. A veces siento que lo necesito, que necesito llorar y descargar el odio de esa manera. Cada día me pregunto ¿por qué se fue? ¿qué hice mal?... a veces ya incluso me pregunto ¿por qué la conocí? No quiero olvidar todo lo bueno que ella me dio pero el dolor por perderla es tan grande...
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »

Blogger AVE FÉNIX

Todo tiende a suavizarse...con el tiempo.    



» Publicar un comentario