<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

Me duele verla

Lo de hoy ha sido como si un punzón me pinchara en lo más hondo del pecho. También he temblado. Es curioso, pero solo temblé con las chicas con las que tuve algo más que una noche perdida. Con ella compartí casi mes y medio. Poco pero parece que intenso. Por suerte o por desgracia no fue más tiempo. Hablo de T. Estaba guapísima, llevaba una blusa ceñida azul cielo y un pantalón vaquero corto, muy corto, con medias negras y zapatos de tacón a juego. Nuestras miradas se han cruzado. Una y mil veces. La he visto cómo me miraba y cómo me buscaba con los ojos. Después no se ha conformado solo con eso sino que ha buscado el encuentro. No hemos coincidido porque yo, como si no fuera conmigo, me he hecho el despistado hablando con una cualquiera. Aún así, al pasar, llegó a rozarme la espalda. No hice nada, seguí hablando con la otra chica con total normalidad. No sé si fue orgullo o gilipolled. Me hubiera gustado hablar con ella aunque solo hubiera sido medio minuto. Lo más probable es que siga con su exnovio que luego se convirtió en novio pero eso ya me daba igual. Si me hubiera girado, nuestros ojos se hubieran encontrado unos enfrente a otros, mirándonos, y diciéndonos todo a la vez que nos diríamos nada. Seguro. Lo sé. Se fue y pasó un rato. Ya al salir hemos vuelto a coincidir en el ropero. Miradas de reojo y medio metro de separación entre los dos pero ni un saludo. Es una mierda. Recogí la cazadora de forma apresurada y por poco no echo a correr. Vuelvo a casa deseando que suene mi móvil con un mensaje suyo. Pero el móvil no suena, ni siquiera por su culpa...

No me gusta mucho escribir estas entradas según vuelvo a casa. Digo muchas verdades y muy sinceras. No fue la chica de mi vida pero de todas las que vinieron después de amarillo sí fue una de las chicas en las que más creí. Me gustaba.

Si volviera...

Etiquetas: ,

| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »

Blogger Ray Coy

La banda sonora de tu entrada bien podría ser "Buenos Aires" de Carlos Chaouen, la última canción que puse en mi blog. Me da pena leerte así de triste pero tú al menos tienes la esperanza de que aparecerá otra persona con la que serás feliz. Quédate con ese pensamiento.
Un beso y un abrazo, Principito (me parece que hoy te hacen falta).    



Blogger Metis

orgullo... o simplemente hacer lo correcto... no crees? deja que las cenizas se consuman, si las remueves... acabaras quemandote.

un beso.    



Blogger Markesa Merteuil

No pienses tanto y disfruta. Y si te la cruzas, habla con ella. Tal vez así, a fuerza de golpearte con su sonrisa, deje de dañarte tanto.    



» Publicar un comentario