<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

Viaje

Volví a coger el autobús urbano, ese que tantas veces cogí en mis tiempos de universitario, ese que tantas veces cogí con ella. Como superstición me fui a otra parada distinta a la habitual como intentado evitar que todos esos recuerdos no se agolparan en mi mente. Subí. Había poca gente y silencio, mucho silencio. Algunos tenían caras comunes, otros caras más alegres y la inmensa mayoría expresiones tan aburridas como la mía. Así es la vida pensé.

Llegué a mi destino y se repitió lo mismo que hice tantas y tantas veces, bajé del autobús, crucé la autovía y entré en el centro comercial. Bajo mis andares distraídos mi mente no dejaba de pensar (recordar). ¡Qué duro es esto de volver a lugares donde has vivido tantas cosas! Quise salir de allí tan rápido como el objeto de mi visita me lo permitiera. Y así lo hice. Me puse las gafas de sol y volví a desandar el camino andado buscando esa vieja parada de la línea A. La gente se agolpaba tras la marquesina con bolsas de plástico no biodegradables, apuntes de alguna ingeniería agrónoma, cafeteras en oferta e incluso una tabla de planchar a estrenar. Yo, en cambio, solo llevaba un libro entre las manos, ya sabéis, Marina.

Llegó el urbano y subí de los primeros. Elegí mi sitio preferido, al lado de la ventanilla y sin asientos de frente. En el mismo momento en el que me senté tuve miles de flashbacks viniendo a mi mente, unos dulces, otros ácidos, otros amargos... demasiados sabores para un gesto insaboro. Apagué mi mp3, cogí el libro, lo abrí y comencé a (intentar) leerlo. Observé. Las caras eran similares a las del viaje de ida pero ahora las conversaciones discurrían sin parar. Qué tal tus hijos? Se casó el mayor? Cómo te fue el examen de Fitotecnia? He comprado un juego completo de sillas para el jardín por tan solo 225 euros. Poca cosa, la verdad. Suspiré y deseé salir de allí, de aquella estampa donde me veía yo a mi mismo tres años atrás, tres años antes de amarillo (después ya nada fue igual).

Llegamos a mi destino con tan solo dos párrafos consumidos de mi libro. Pensé que eran demasiados, sobre todo dadas las circunstancias. Bajé a la acera, me puse los cascos y di al play. Sidonie sonaba melancólico en el mp3. Buena banda sonora para este triste viaje.

Etiquetas: , ,

| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »

Blogger Soy una margarita!!!

Te noto bastante nostalgico, mas que en otros post...
Yo llevo un par de dias asi tambien... será pq ya se acaba el verano?

Un beso.    



Blogger Aran

Hay veces que nos reprochamos a nosotros mismos recordar ciertas cosas que nos hemos esforzado mucho por recordar. Hace dos días yo supe algo de una persona que lo fue todo hace ya bastante tiempo y no puedo evitar sentirme un poco triste. No es que quiera revivir esos días, simplemente son recuerdos. De vez en cuando no está mal recordar...
Un abrazo    



Blogger Nosotras mismas

Los recuerdos no siempre tienen porque hacer daño.

Besos.    



Blogger Jessika

Siempre permanecerán en tí los recuerdos es imposible borrarlos, te lo digo yo que a tres semanas de mi boda aún tengo recuerdos que ojalá desaparecieran para siempre, pero he de dar las gracias porque ellos me hacen darme cuenta de que hoy soy feliz y antes no lo era y que si lo fuí y no sucedió era porque no debía suceder... tranquilo tendrás mejores épocas y recuerda todo lo que quieras lo bueno es que puedes dejar de hacerlo cuando tu quieras.
Besitos.    



Blogger la chica pirata

Con tanto avance por qué nadie ha inventado aún algo con lo que poder olvidar!!!

Me gustaría decir algo que pudiera ayudarte... pero esque también yo estoy así..(y para colmo, mis musas parecen haber cogido vacaciones).

Espero que pronto pase este torbellino contagioso de recuerdos.

Un abrazo muy fuerte! =P    



Blogger principito

El torbellino pasará mañana, cuando por fin regrese a mi "otra ciudad" limpia de recuerdos. ¡Qué ganas!    



Blogger METIS

no seas masoquista, no vale la pena, asi nunca el corazon dejara de sangrar. Apartala ya de tu mente, creo que seria lo mejor, rechaza cualquier pensamiento mientras éste duela, algun dia podras recordar sin sentir nostalgia.

besos    



Blogger istharb

Por simpático y por el enganche que tienes a esto de las nuevas tecnologías, jajajajaja, vagurrio que siempre estás conectao!!!!! Si lo quieres, hay algo para ti en mi blog

Ya vengo en otro momento y leo el post, que ya no son horas, jajajaja

Un beso    



Blogger Bec

Mi príncipe!!! Cada vez que escribes algo así me devuelves a una etapa que viví muy similar a la tuya, o eso creo, y de la que sigo intentando escapar... También hace tres años. No serás tu mi príncipe verdad?

Un besito    



Blogger Bec

Bueno si as� fuese... No sabr�a ni qu� decir    



Blogger istharb

uy que soso te veo... si es que el otoño es lo que tiene...

Y yo lo que digo es, si no te gusta ir a ese sitio, por que vas??? hay muchos sitios donde compar un libro con un título tan preciosísimo como ese, jajajajajaja

Un beso    



Blogger Aran

Ey, que pasa con tu página principe? veo todo sin plantilla y rao....    



Anonymous Maki

Es casi imposible borrar los recuerdos que un día te hicieron feliz. Y ahora, cuando vuelves a caminar medio ausente por los mismos caminos que cruzaste en aquel tiempo, el recuerdo agudiza sus sentidos...y es como una bofetada de realidad.

:*****!    



Blogger AVE FÉNIX

Los lugares malditos...te entiendo.
Por cierto, también veo raro tu blog! Está en forma de plantilla...    



Blogger Adise

En estos días estoy como tú en ese viaje...pero me estoy obligando a pensar en cualquier otra cosa. No quiero recordar momentos que hacen daño, no quiero.

Un besito.

P.D.: Ahora sí que he vuelto :)    



Blogger isis

los recuerdos no se pueden borrar, siempre vana a estar ahi, esperando que bajes la guardia para atacarte una vez mas.
yo llevo un tiempecillo tambien melancolica, no sabes las gans q tengo de irme a "otra ciudad".

bs()s
pd:me pienso leer el de "Marina" a ver q tal...    



Anonymous inkie

Vaya, he llegado de casualidad. He leído tu post y me he sentido muy identificada, tantos días sola en el autobus, pensando y reflexionando... Después no he podido seguir indagando, saber algo más de amarillo, de M... Me ha atraído mucho tu blog ;)    



» Publicar un comentario