<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d36639360\x26blogName\x3dPrincipito+desencantado\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://principitodesencantado.blogspot.com/\x26vt\x3d-2311580423327771861', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Principito desencantado

Historias de un principito sin reino y sin princesa

Distintas historias, mismo final

Historia 1

Hace dos fines de semana me encontré con mi amiga R, esa que me rechazó para poco después pedirme hasta matrimonio. Pues bien el viernes hablé con ella de manera normal, de lo de siempre, de nosotros. Somos, ambos, un poco monotema; y todo para llegar siempre a la misma conclusión, o la prometo una relación seria o ella no me promete una noche loca. Aún así hay mucha tensión sexual entre nosotros. Nos despedimos sin más.

Al día siguiente la vi a media noche. Vino a saludarme algo entusiasmada. Raro, raro pensé. Ya antes de ir a la discoteca recibo un sms ping en mi móvil. Era de ella. Me decía que sus amigas se iban a casa y que ella también. Por supuesto, no hacía ni falta decir que estaba deseando que la llamara para decirla que viniera conmigo como así fue. No me daba muy buena espina la cosa ya que la última vez que acabamos juntos no me dejó besarla. Pero esta noche era diferente. Fuimos a pedir y me preguntó si esa tarde había pensado un poco en ella. La pregunta me pilló un poco desprevenido pero la dije que sí, aunque más que la tarde fue la noche pasada cuando me fui con todo el cabreo para casa. A medida que hablabámos la cosa se iba caldeando, como casi siempre, aunque desde luego, ella nunca había llegado hasta ese límite. Se abalanzó sobre mí y conseguí evitar besarla, a pesar de que era lo que más deseaba en ese momento. Le pregunté que por qué ahora, que qué había cambiado y me contestó que no lo sabía (¿alguien entiende algo?). Después de esta respuesta y ante el temor de su arrepentimiento decidí optar por lo más fácil y caer de una vez por todas en la tentación.

Para ser la primera noche que pasamos juntos no es muy romántico decir que se nos hizo de día en un portal. Dió la maldita casualidad que mis amigos de mi ciudad natal vinieron a mi casa a pasar el finde y tuvimos que recurrir a las típicas técnicas adolescentes. Y del portal al taxi y de allí cada uno a su casa. La noche loca ya ha pasado, lo de la relación seria lo veo un poco más difícil.

Historia 2

Este finde vino mi amiga R, la de aquella nochebuena, a verme desde mi ciudad natal. La R de allí se diferencia de la de aquí en que ésta siempre ha tenido claro nuestra amistad y en ocasiones puntuales algo de sexo. La cosa estuvo bien, siempre manteniendo nuestra amistad delante de nuestros amigos y luego deshaciendo la cama por las noches. Ambos sabíamos lo que queríamos, lo hemos tenido y lo hemos disfrutado.

Etiquetas: , ,

| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »
| siguiente »

Blogger Vane

Principito, no te acabo de encontrar demasiado contento con ninguna de las dos historias. Tómalo por el lado positivo, al menos has vivido! quédate con lo bueno de cada una, al menos en la segunda prevalece la amistad!
Besitos!    



Blogger Cristina Poulain

ummmm yo no opino :P
Me alegra que vuelvas por estos lares, aunque sea de vez en cuando.    



Blogger MeTis

perdoname, pero nunca saldria con un tio como tu.
ni creo que tampoco me acostara.

quiero ser algo mas que un alivio sexual para alguien.

un beso.    



Blogger Gotadeagua

Yo tp entiendo nada.y de hecho me siento identificada con R de la primera historia...de lo poco que he leido, claro. Que raros podemos llegar a ser...si te sirve de consuelo ni yo misma me entiendo a veces.

Qué tal todo? me alegra leerte, a ver si coincidims    



Blogger ardid

EScuchando Fade into you aislada del mundo. (Con los cascos puestos por un ventilador averiado del portátil que hace un ruido insoportable).

Nostalgia en la garganta de esta canción y leyéndote una vez más...pensando que esta vez si voy a leer la historia feliz, al menos, palabras cargadas con mucha ilusiòn pero no es así...

Historias de sexo con amistad o simplemente...sexo. Puede aliviar en muchas noches claro, pero cuando una persona quiere más...sigue el desencanto desafortunadamente.

--->Aparece ya, Pincipessa del Principito, que este cuento tiene que ir tomando otro rumbo. Y cambiar por Today de los Pumpkins la próxima vez que te lea :)    



Blogger Onara

Principito, buscas algo que no encontrarás si sigues con este tipo de relaciones tan esporadicas y superficiales... sexo tan rapidamente... o una supuesta amistad sustentada por la atraccion sexual... y si pruebas de conocer alguna chica sin llegar a mas hasta estar seguro de que ella como persona, interiormente, te gusta?... tal vez asi descubras a tu Princesita... te mereces tener a alguien a tu lado, que te mime, te apoye y te valore, no solo como amante... por lo que vas explicando, no sé que les daras pero me da la sensacion que hay mas deseo y pasion que enamoramiento...
Un beso, y sé feliz!!    



» Publicar un comentario